Skip to content
Home - Blog - Cenotes: entradas al inframundo maya

Cenotes: entradas al inframundo maya

<strong>Cenotes: entradas al inframundo maya</strong>, VallaMapa

Para los mayas prehispánicos los cenotes eran entradas al inframundo maya, lugar donde habitan las deidades y lugar de descanso para los difuntos.

Los cenotes en la época prehispánica

Las zonas arqueológicas como Chichen Itza, Uxmal, Ekbalam se construyeron en la cercanía de algún cenote para abastecerse de agua.

La recolección de agua no se limitaba a la extracción del liquido del cenote, también, existían recolectores de agua de lluvia (bastantes al año).

<strong>Cenotes: entradas al inframundo maya</strong>, VallaMapa

Gracias a los cenotes floreció la cultura maya que es reconocida a nivel mundial como unas de las más avanzadas. Entre sus logros están el calendario maya el ja’ab y el tsoolk’in, los centros ceremoniales y la escritura jeroglifica.

Como sociedad debemos de preservar la cultura maya, su idioma, las tradiciones, ceremonias e impulsar la herencia del conocimiento de estos antepasados.

Las ofrendas en los cenotes de Yucatán

Los mayas prehispánicos creían en muchas deidades como jumtsiles, aluxes, balames, chaak, el dios de la lluvia entre otros.

Se les debía rendir tributo porque pensaban que si no lo hacían, las deidades los castigarían con sequías, plagas y enfermedades. Como tributo se ofrendaban vasijas, jade, oro y lo mas valioso, los sacrificios de algunos seres humanos. En el cenote de Chichén Itzá en Yucatán se ha encontrado la mayor cantidad de ofrendas.

Dato interesante: ts’ono’ot o ch’e’en

Al cenote se le llama ts’ono’ot a los pozos ch’e’en, quizás originalmente a los cenotes se les llamaba ch’e’en porque no existían pozos, puede ser que ts’ono’ot y ch’e’en sean de otra familia lingüística maya.

Cenote con caverna: entrada al inframundo maya

Para los mayas prehispánicos los cenotes se consideraban portales al mundo de los muertos al igual que muchos grupos mesoamericanos. Creían que al morir las personas recorrían un largo camino hacia el mundo de los muertos, para ellos llamado Xibalba.

Pensaban que en ese lugar era donde habitaban las deidades, los antepasados y demás seres sobrenaturales, se ubicaba físicamente en el subsuelo terrestre y bajo el agua, por lo que también es conocido como inframundo.

En la población de Pixoy hay un cenote donde realizan el ch’a’achak, ceremonia de petición de lluvia para las milpas. No se permite que las personas entren al cenote, esto si el aj meen no ha pedido permiso a las deidades. Si se entra a un cenote sin haber pedido permiso, las personas pueden absorber las malas energías y enfermarse.

Tampoco se permite bañarse dentro del cenote, porque el agua se considera sagrada o agua virgen: “sujuy ja’”. La gente de la población cuenta que se ha visto la figura de un venado reflejado en el agua. Ellos, no suelen meterse a los cenotes a nadar porque saben que tienen sus guardianes y son lugares sagrados que no se deben perturbar.

Los cenotes en la actualidad

Actualmente se realizan ceremonias a la entrada de los cenotes como ejemplo el ch’a’a chak o primicia para la petición de lluvias ya que, el tipo de cultivo que se realiza en las comunidades de temporal, dependen de las lluvias para cultivar y necesitan abundante producción.

Los cenotes: lugares con vida

Ahora ya sabes que los cenotes fueron muy importantes para que la cultura maya de Yucatán sea una de las más importantes del mundo. Sin los cenotes no hubiese sido posible la construcción de las hermosas zonas arqueológicas que vistamos.

Los cenotes siguen siendo importantes suministros de agua para el consumo humano, por tal motivo tenemos que poner mucha atención en la forma en la que cuidamos el agua y el subsuelo. La forma en la que consumimos y desechamos nuestros residuos afecta direcatemnte a cualquier cuerpo de agua que se encuentre en el planeta. Mucho ojo!

Visita los cenote de forma responsable y disfruta de un momeno mágico.