Skip to content
Home - Blog - Árboles con Historia en Yucatán

Árboles con Historia en Yucatán

<strong>Árboles con Historia en Yucatán</strong>, VallaMapa

La naturaleza se hace presente de formas variadas. Ya sea que la hallemos delineando los caminos que andamos, sobre nuestra mesa como alimento, o para refrescarnos bajo su sombra o hasta para construir casas.

<strong>Árboles con Historia en Yucatán</strong>, VallaMapa

Tal vez a la sombra de un árbol se concibió la idea de qué hay algo más en ellos. A través de la historia los hemos admirado y llamado compañeros. 

Nos servimos de ellos para obtener lo más elemental. Les rendimos culto como si de entes mágicos se tratarán y en la península, esta magia se vive. En esta entrada te contaremos sobre tres árboles con historia en Yucatán.

El árbol sagrado de los mayas

Yacá’ax’che o ceiba. Para los mayas la ceiba une a nuestro mundo con el cielo y el inframundo. El cielo y el mundo se conectan por el tronco, a través de las ramas y hojas que los sostienen. Mientras que al inframundo se enlaza mediante sus raíces.

El Popol Vuh nos cuenta de los cuatro ejemplares que los dioses plantaron para sostener al universo. El Chilam Balam también contiene referencias a este árbol sagrado.

Hablando en un sentido más terrenal, sus aplicaciones son variadas. Provee insumos para la fabricación de cajas y canoas. Tiene utilidad en las industrias alimentaria, de construcción, de transporte, medicinal  y hasta en confección de prendas.

Árboles siempre cerca uno del otro

De los árboles endémicos de la península, destacan el Chechén y el Chacá. Cuenta la historia que antes de ser árboles, fueron príncipes hermanos y guerreros llamados Kinich y Tizic respectivamente. Amable uno, arrogante y despiadado el otro. 

Enfrentados uno contra otro por el amor de una joven son muertos en batalla. Los dioses conceden su retorno a la vida para ver a su amada. Tizic regresa en la forma de Chechén, un árbol que causa quemaduras y llagas en la piel. Kinich vuelve como el árbol Chacá, que es el antídoto a los males que ahora causa su hermano. 

Por eso siempre los encontramos uno muy cerca del otro.

Ch’íitt

La palma ch’íitt o huano es otro ejemplar particular. Una palmera que va de los tres a los siete metros de altura, de especial utilidad en la región.

Se aprovecha de manera integral. Con el tallo se elaboran estructuras base para palapas o construcciones rurales. Las hojas se emplean para techar las anteriores así como en la elaboración de escobas.  

La belleza

En las cosmogonías originarias del país existen las constantes. Por ejemplo, una de ellas, es dotar de cualidades u orígenes divinos a lo que existe en la naturaleza. Esto explica que en la cultura maya algunas especies de árboles, flores y plantas destaquen no solo por su belleza, sino por su sacralidad. Si quieres conocer sobre más especies únicas de nuestro estado, aquí puedes leer más al respecto.